Tercer trimestre de gestación.

Tercer trimestre

A lo largo de este blog te estaremos hablando del tercer trimestre del embarazo que comprende de la semana 29 a la semana 40. Esperamos que esta información sea de tu total ayuda.

 

Semana 29

A las 29 semanas de embarazo, el feto ya está muy desarrollado: los sentidos están muy activos, el niño ya sabe ponerse cómodo y ha aprendido a moverse. A partir de la semana 29, empezará a darse la vuelta para reposar hacia abajo, apoyado en el cuello de tu útero. Sus idas y venidas harán que te dé más de una patadita en las costillas. Lo notarás.
Pesará alrededor de 1 kilo con 100 o 200 gramos y ya alcanza los 36-38 centímetros (26 cm de longitud CRL). Los músculos y pulmones siguen desarrollándose a un ritmo muy rápido y la cabecita está creciendo para acomodar el cerebro, que cada día está más grande. Como está creciendo tanto, ahora es cuando más nutrición necesita.

Cambios en tu cuerpo:
Estos tres últimos meses a partir de la semana 29 de embarazo son la etapa de mayor engorde para el bebé y también para la mamá. En este último trimestre puede que engordes unos 5 kg. Es común engordar medio kilo de media por semana, aunque dependerá mucho de la mujer en cada caso.
En esta última etapa es posible que vuelvas a sentir de nuevo ardores de estómago y estreñimiento. La acidez de estómago o pirosis se produce sobretodo debido a la mayor presión que ejerce el creciente útero sobre el estómago, lo que hace que el sistema que impide que los alimentos ingeridos retornen y vuelvan a subir no funcione correctamente por algún tiempo. Por su parte, el efecto de la progesterona en el sistema digestivo de la embarazada provoca la ralentización del tránsito intestinal semana a semana y aumenta la posibilidad de padecer estreñimiento.
Las contracciones Braxton Hicks, todavía localizadas y suaves, se tornan más frecuentes a partir de las 29 semanas de embarazo, en especial asociadas a cambios de posición o a movimientos fetales.
 

Semana 30

Durante la semana 30 de embarazo, el pequeño sigue incrementando su peso, en parte porque agrega nuevas capas de vérnix, la grasita que le ayudará a regular su temperatura corporal y le mantendrá abrigado incluso después de nacer. Con esta semana, la piel del bebé no será tan arrugadita, estará más tersa.
A estas alturas ya puede distinguir entre luz y oscuridad, e incluso  seguir con sus ojitos una luz que se mueve.
Un kilo y 300 gramos y unos 38-40 centímetros (27 cm de longitud CRL) serán sus medidas aproximadas a las 30 semanas de embarazo.

Cambios en tu cuerpo:
El abdomen te crecerá más semana a semana. Estás en la semana 30 del embarazo y es ahora cuando notarás que la cadera y la pelvis se están aflojando y expandiendo para darle lugar al bebé que sigue creciendo. Sentirás incomodidad cuando el bebé te de pataditas en las costillas y en el diafragma. No te preocupes, pronto el bebé se moverá hacia abajo y te sentirás menos pesada.
La presión de la cabecita del bebé en la vejiga puede provocar también molestias urinarias o una necesidad imperiosa de orinar en los momentos menos oportunos. Incluso a veces pueden escaparse chorritos de orina al reírte, estornudar o toser. Es importante que comiences a ejercitar los músculos de la pelvis. Existen una serie de ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, que te ayudarán mucho de cara al parto.
 

Semana 31

Estamos en la semana 31 de embarazo y al bebé le cuesta moverse y estirarse dentro del útero cada vez más porque su crecimiento se acelera. Si no ha acomodado todavía su cabeza hacia abajo, lo hará cerca de esta semana. Los pulmones están desarrollados casi al completo. Su actividad y su rápido crecimiento continúan en todos los aspectos. Sin ir más lejos, cada día tu bebé elimina aproximadamente medio litro de orina al líquido amniótico.
El pequeño se va acercando a la longitud que tendrá en el nacimiento.

Cambios en tu cuerpo:
A partir de la semana 31 de embarazo pueden empezar a sentirse contracciones más fuertes. No te alarmes porque no significa que estés de parto; tener este tipo de contracciones es normal, y mientras no aumente demasiado su frecuencia (más de cinco por hora), no hay riesgo de parto prematuro.
Como el bebé está creciendo rápidamente, tu barriga es de un tamaño considerable y puedes notar pequeñas molestias, por ejemplo, en la respiración o en el aparato digestivo.
 

Semana 32

Ya son 32 semanas de embarazo. Hoy en día los científicos ven pocas diferencias entre el cerebro del bebé de 32 semanas de gestación y el del recién nacido. Antes se pensaba que el desarrollo mental empezaba con el nacimiento. Pero ahora se cree que el bebé dentro del útero puede pensar, incluso hacer memoria.
¿Recuerdas que el bebé ya puede escuchar tus sonidos y la música? (semana 28). Pues a partir de la semana 32 puede incluso crear su primer recuerdo.
En cuanto al desarrollo físico, la piel del bebé se torna más espesa y de color rosáceo. Como curiosidad te diremos que las uñas llegan a las puntas de los dedos de la mano, así que, aunque te sorprenda, deberás cortárselas al poco tiempo de nacer.

Cambios en tu cuerpo:
Sólo te faltan dos semanas para dar a luz y a partir de este momento cada vez te sentirás más pesada. Con 32 semanas de embarazo es habitual que te sientas algo fatigada, una molestia que se prolongará hasta llegar a término.
Uno de los cambios de tu cuerpo semana a semana es que tu útero se prepara para alcanzar durante las próximas semanas su tamaño máximo, alrededor de 40 centímetros. Desde este momento podrías empezar a notar una presión cerca del esternón y algo de dificultad para respirar con la misma normalidad que antes. No te preocupes, todo indica que se produce el desarrollo esperado.
 

Semana 33

Se ha descubierto que a partir de la semana 33 de embarazo, el feto realiza unos Movimientos Oculares Rápidos (MOR) que pueden ser señal de que el niño sueña. Con las pocas experiencias vitales que tiene un bebé dentro de su madre, cuesta imaginar con qué pueden soñar estos renacuajos. ¿Que juegan con sus piecitos? ¿Con tus ruiditos?
Para un feto, soñar, a pesar de la simplicidad de estas ensoñaciones, puede jugar papel crucial en cuanto a la estimulación y el crecimiento del cerebro.

Cambios en tu cuerpo:
Durante la semana 33 de embarazo, es habitual padecer el llamado síndrome del túnel carpiano, una molestia provocada por la hinchazón de los nervios de las muñecas y la retención de líquidos.
El útero alcanza a partir de este momento sus mayores dimensiones (unos 40 cm), situándose por encima del ombligo. En algunos casos puede llegar hasta el esternón, lo que puede causar molestias en la respiración y sensación de presión.
También es posible que desde las 33 semanas de embarazo notes que tus pechos empiezan a segregar calostro. No te alarmes, es algo normal y una muestra de que tu cuerpo se está preparando para la llegada del bebé.
 

Semana 34

En la semana 34 del embarazo las conexiones cerebrales se desarrollan a un ritmo trepidante y la cabecita de tu bebé va creciendo con ellas. Percibe estímulos a los que reacciona más vivo que nunca. Por tanto, aunque está en una etapa en la que duerme mucho, está muy atento a todo lo que le rodea y cualquier cosa que le quite el sueño puede afectarle. Si esto ocurre de forma continuada, puede ser perjudicial. Así que recuerda que tu embarazo es muy importante y adapta tu ritmo de vida a tu estado. Sé paciente semana a semana. ¡Ya queda poco para dar luz!
Tras 34 semanas de embarazo, el bebé está cerca de los 45 centímetros (32 cm de longitud CRL) y su cuerpecito ya pesa más de 2 kilos.

Cambios en tu cuerpo:
En la semana 34 de embarazo tu cuerpo ha sufrido ya tantos cambios que es normal que estés cansada y te fatigues con mayor facilidad. Sólo quedan 6 semanas para el parto, por lo que es importante que vayas pensando en ese momento y que aprendas a reconocer los síntomas del parto.
El crecimiento del útero provoca que los órganos abdominales se desplacen hacia arriba provocando incomodidad y quizá algo de dificultad para respirar con normalidad. Las molestias digestivas también son frecuentes a partir de esta semana: puedes notar ardor de estómago, mala digestión, estreñimiento y hemorroides. Empieza un periodo algo pesado, ¡pero el bebé está cerca!
 

Semana 35

Ya son 35 semanas de embarazo. Tu pequeño ya es un bebé apretadito y pesado. Y es que su cerebro y su cabeza ya han alcanzado su tamaño máximo. Tu hijo ha producido 100 billones neuronas con 100 trillones de conexiones, que le durarán toda la vida. ¡Y empezó hace 28 semanas! Si tuvieras un parto prematuro a estas alturas, podría sobrevivir sin problemas. Aunque, claro está, cuanto más tiempo esté dentro de tu vientre, más desarrollado y sano estará en el momento de nacer.
En estas últimas semanas, tu cuerpo le transferirá a tu hijo inmunidad temporal contra enfermedades infantiles (como las paperas y el sarampión). El bebé estará protegido hasta que le pongas las primeras vacunas.
Su piel se alisa y el lanugo comienza a caer.
Ahora comienza el período de aumento de peso más rápido del bebé. Ganará entre 250 y 350 gramos por semana.

Cambios en tu cuerpo:
Ya estás en la semana 35 de embarazo, momento en que el bebé va a proceder al encajamiento y va a ir adoptando la posición fetal, por lo que es habitual que notes mayor presión sobre la vejiga, que tengas que orinar con mucha frecuencia y que sufras ardor de estómago.
El cérvix (cuello del útero) empieza a dilatarse y prepararse para el parto. Semana a semana notarás las piernas más cansadas de lo habitual y los tobillos más hinchados.
 

Semana 36

Notarás menos movimiento sobre la semana 36 de embarazo. Esto ocurre porque el bebé ha crecido tanto que tiene menos espacio para moverse. Asimismo, se le forman cúmulos de grasa que le redondean el cuerpo y la piel empieza a hacerse más rosada.
En cualquier momento se encajará del todo y acabará de poner su cabecita en el cuello del útero.

Cambios en tu cuerpo:
En esta semana, el útero ha multiplicado por 15 su tamaño habitual y lo notarás cerca del esternón. Al comprimir las costillas y los pulmones, es posible que te cueste un poco más respirar con normalidad. No te asustes, es normal.
A su vez, puede que notes mayor presión en la parte baja del vientre debido al encajamiento del bebé. Caminar te resultará más incómodo y tendrás ganas de orinar con más frecuencia.
 

Semana 37

¡Semana 37 de embarazo, ya estás en la recta final! A partir de ahora, el bebé está en condiciones óptimas para nacer. Ya habrá adoptado la posición definitiva. Lo más probable es que esté cabeza abajo y con la cara mirando hacia atrás, listo para nacer.
El doctor o el ginecólogo te podrá decir a través de una ecografía si se  el bebé se encuentra en otra posición que haga necesaria una cesárea para evitar riesgos (cabeza girada para hacia delante o de nalgas). Estate tranquila.

Cambios en tu cuerpo:
Comienza el último mes de embarazo y es probable que experimentes molestias semana a semana y, sobre todo, te sientas incómoda. Quizá notes que las contracciones Braxton Hicks se incrementen estos días, pero no debes preocuparte: el parto se acerca, pero tienes que aprender a distinguir sus falsos síntomas.
 

Semana 38

Si tu parto no se adelanta, con la semana 38 del embarazo empieza la cuenta atrás. Es imposible predecir cuándo nacerá exactamente el bebé. De hecho, sólo el 5% nace en la fecha prevista, el resto lo hace antes o después.
Nadie sabe qué desencadena el parto exactamente. Lo que sí sabemos es que los pulmones del niño y tu placenta son la clave de la sincronización. Cuando los pulmones están maduros, segregan una proteína al líquido amniótico que altera la producción hormonas. Este cambio hace que la placenta reduzca la emisión de la hormona progesterona y fomente la producción de una nueva hormona: la oxitocina. La oxitocina regula las contracciones del útero e indica si hay parto.

Cambios en tu cuerpo:
Durante la semana 38 de embarazo debes descansar mucho y tomarte las cosas con calma. Aprovecha para dormir todo lo que puedas, ya que una vez llegue el bebé quizá tardes en hacerlo con tranquilidad.
A partir de esta semana notarás que ya no sientes tanta presión en el esternón, ya que el útero desciende poco a poco a medida que el bebé se prepara para nacer. Las molestias digestivas y de respiración mejorarán.
Presta atención a todas las señales que indican que el parto ha llegado: contracciones regulares e intensas, pérdida de líquido amniótico, etc.
 

Semana 39

Ya estás en la semana 39 del embarazo. A estas alturas, el bebé traga líquido amniótico y empieza a acumularlo como material de desecho, que se denomina meconio. El meconio es una sustancia negra pegajosa que será su primer movimiento de intestinos después del nacimiento. En definitiva, su primera caca.
El cordón umbilical, que hasta el momento ha trasportado los nutrientes desde la placenta al bebé, mide ahora unos 50 centímetros de largo y 1,3 centímetros de ancho. Como el bebé ocupa todo el espacio en el útero, es común que el cordón umbilical se enrolle a su alrededor. Éste es muy elástico y no suele dar problemas. Aún así, hay casos en los que el bebé pueda nacer con el cordón rodeando su cuello. Tranquila, los partos con más de 35 semanas hoy en día son fáciles, y cortar el cordón umbilical también.
Puedes romper aguas en cualquier momento. Ve al hospital, llama a tu médico o prepara todo para tener el parto que hayas planeado (convencional, natural, en el agua…).

Cambios en tu cuerpo:
Durante la semana 39 de embarazo puedes experimentar contracciones rítmicas que comienzan, pero luego cesan. No son las contracciones de parto, pero significa que éste no está lejos.
Presta atención semana a semana a todas las señales que indican que el parto ha llegado: contracciones regulares e intensas, pérdida de líquido amniótico, etc.
 

Semana 40

Tras 40 semanas de embarazo, el feto tiene el tamaño completo y está listo para nacer. La mayor parte de vérmix (grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues. Tu bebé ya tendrá pelito y uñas largas. Su longitud varía entre 48 y 53 cm y su peso puede estar entre los 3 y 4 kg.
Nadie sabe qué desencadena el parto exactamente. Lo que sí sabemos es que los pulmones del niño y tu placenta son la clave de la sincronización. Cuando los pulmones están maduros, segregan una proteína al líquido amniótico que altera la producción hormonas. Este cambio hace que la placenta reduzca la emisión de progesterona y fomente la producción de una nueva hormona: la oxitocina. La oxitocina regula las contracciones del útero e indica si hay parto. También bloquea tus recuerdos y te ayuda a olvidar el dolor y unirte al bebé.
Puedes dar a luz en cualquier momento. Ve al hospital, llama a tu médico o prepara todo para tener el parto que hayas planeado (convencional, natural, en el agua…). Resuelve todas tus dudas sobre el momento del parto.

Cambios en tu cuerpo:
Poco hay que decir ya de la semana 40 del embarazo. Tu cuerpo ha sufrido muchos cambios (el ombligo, tus pechos, tu útero…). El bebé está encajado y preparado para salir. Pesa más que nunca y notarás que ejerce presión sobre la vejiga. Por tanto, es posible que tengas que orinar con mucha frecuencia. El cérvix (cuello del útero) está dilatado, preparado para el parto.
¿Y tú qué puedes hacer?… Descansa, relájate y estate preparada, el parto está cerca. La hinchazón de tobillos y pies es normal en esta etapa. Pon los pies en alto y tómate los descansos que sean necesarios.
 
Sabes que hay una serie de señales que te avisarán de que vas a dar a luz:
* Perder sangre roja brillante
* Romper el saco amniótico (romper aguas)
* Tener contracciones regulares e intensas que no paran, aunque cambies de postura

Contáctanos

Para solicitar información, favor de completar los siguientes campos:


Publicaciones recientes:

@HospitalHispano
35 minutes ago La cirugía reconstructiva ayuda a las personas a mejorar su calidad de vida. Conoce nuestro equipo de especialist… https://t.co/DRgn2hjz6s yesterday Compartimos contigo información interesante acerca de la salida de los dientes de leche en el bebé. Visitanos en:… https://t.co/rFHh8q3C4p 5 days ago Sabemos que algunas actividades cotidianas se vuelven difíciles conforme avanza el embarazo. ¡Cuentanos tu experi… https://t.co/Pa4yk8hUbL 9 days ago Para #Cuidartusalud un estilo de vida activo es el mejor aliado. ¿Te gusta salir a correr? Es una excelente activ… https://t.co/N6GCAkZsUH 10 days ago Este domingo festejamos el amor de papá, nuestro confidente, amigo, compañero de juegos, maestro y superhéroe favor… https://t.co/hsfSvIR9VA