Segundo trimestre de gestación.

Segundo trimestre

A lo largo de este blog te estaremos hablando del segundo trimestre de embarazo que comprende de la semana 14 a la semana 28. Esperamos que esta información sea de tu total ayuda.
 

Semana 14
Con 14 semanas de embarazo el bebé ya tendrá las orejas en su lugar definitivo aunque seguirán creciendo a lo largo de las semanas siguientes.
Puede que haga sus primeros movimientos con la cabeza. Podrá moverla de un lado a otro. No será hasta la semana siguiente cuando aparezcan los primeros movimientos similares a los de una actividad respiratoria: dilataciones y contracciones de la caja torácica.
En la semana 14 ya tendrá entre 80 y 93 mm y su peso será de unos 30 gramos.

Cambios en tu cuerpo:
Con la semana 14 de embarazo comienzas el segundo trimestre del embarazo y es el momento ideal para empezar a hacer ejercicio. Caminar o nadar son ejercicios ideales durante el embarazo. Además, puedes practicar yoga, a muchas mujeres les sirve como preparación al parto
Es probable que las principales molestias que te han aquejado estas primeras semanas del embarazo las notes con menos frecuencia o incluso hayan desaparecido casi completamente, así que te encuentras en uno de los periodos más tranquilos del embarazo.
 
Semana 15
Alrededor de la semana 15 de embarazo la piel del bebé se recubre de un vello suave y delgado llamado lanugo, el cual desaparecerá casi por completo antes del nacimiento. En esta etapa algunos bebés se chupan el dedo. El niño sigue creciendo. Mide unos 11 centímetros y ya pesa alrededor de 50 gramos. El cuello se alarga y la cabeza no está tan doblada hacia el pecho.
Cambios en tu cuerpo:
Alrededor de la semana 15 de embarazo seguramente ya habrás engordado bastante y empieces a darte cuenta que la ropa te está bastante estrecha.
El segundo trimestre del embarazo es el momento ideal para empezar a hacer ejercicio, si es que todavía no has comenzado. Caminar o nadar son ejercicios ideales durante el embarazo. Además, puedes practicar yoga, a muchas mujeres les sirve como preparación al parto
 
Semana 16
A partir de las 16 semanas de embarazo, el cuerpo empieza a hacerse por fin más grande que la cabeza. Los brazos y piernas son más largos y definidos ahora. Incluso se mueven, aunque todavía no lo notes. El cerebro va tomando el control de los movimientos. Así, va creciendo la capacidad del bebé para responder a estímulos. Es sensible al tacto y si empujan tu abdomen puede estremecerse.
Flexiona sus extremidades y separa sus deditos, sobre todo los de las manos. Esto es una señal de que interactúa con el ambiente que le rodea. Está desarrollando la propiocepción. Puede incluso empezar desarrollar el reflejo de prensión. A partir de la semana 16 se agarrará a sus manos, sus pies o el cordón umbilical.
El bebé empezará a tener un pelito muy fino en la cabeza (lanugo). Aunque parezca increíble, comienza a percibir la luz. Asimismo, realiza algunos movimientos con su tórax que son precursores del ejercicio para respirar. Su longitud no es muy diferente a la semana anterior, pero alcanzará fácilmente los 80 gramos de peso.

Cambios en tu cuerpo:
Los cambios en tu cuerpo cada vez se hacen más evidentes a medida que avanza semana a semana la gestación. Es la semana 16 de embarazo y el útero ya ha alcanzado un tamaño considerable. El bebé crece a buen ritmo dentro de él y eso comienza a notarse.
Es probable que en esta semana te encuentres más tranquila ya que el baile de hormonas de las primeras semanas del embarazo comienza a disminuir un poco.
Es posible que dentro de poco comiences a notar los primeros movimientos del bebé en tu interior.
 
Semana 17
Alrededor de las 17 semanas de embarazo, el cuerpo de tu bebé, además de por el lanugo, está cubierto con una sustancia grasosa llamada vernix, cuyo fin también es proteger su piel. Esta grasita va desapareciendo a medida que trascurren las semanas. Normalmente, a la hora del parto ya ha desaparecido casi por completo.
También sigue creciendo la placenta semana a semana, que provee de nutrientes y oxígeno al feto y además es la encargada de la eliminación de desechos. Ahora contiene miles de vasos sanguíneos que transportan nutrientes y oxígeno desde su cuerpo al cuerpo del bebé en crecimiento.

Cambios en tu cuerpo:
Aunque desde la primera semana de embarazo tus pechos van a ir cambiando, es probable a partir de este momento lo notes más. Seguramente en esta semana 17 del embarazo ya tengas que comprar sostenes adecuados a tu nuevo tamaño.
Es posible, además, que empieces a sentirte un poco torpe al andar. Si no te sientes segura, es mejor no llevar tacones por un tiempo y optar por los zapatos planos para evitar golpes y caídas.

Semana 18
Ya con 18 semanas de embarazo el bebé puede bostezar y hacer gestos faciales. Incluso podrá tener hipo. Ya le funcionan las cuerdas vocales y podría llorar. Es posible que por fin empieces a sentir algunos movimientos del bebé porque empieza a patear y mover sus manos con más fuerza. Si ya has tenido un bebé, reconocerás esos movimientos enseguida. Si es tu primer embarazo, quizás no los notes hasta dentro de dos semanas. Sus ojos y orejas ya alcanzado su ubicación definitiva por esta semana.
El estómago empieza a funcionar alrededor de la semana 18: el bebé traga fluido del líquido amniótico para ejercitar el aparato digestivo.
Además, los huesos del oído interno y las terminales nerviosas del cerebro se han desarrollado lo suficiente. Puede empezar a escuchar sonidos como sus latidos o el trayecto de la sangre a través del cordón umbilical. Seguirá creciendo esta semana, aunque a un ritmo más lento. Tendrá unos 14 centímetros y 150 gramos.

Cambios en tu cuerpo:
En la semana 18 de embarazo tu útero es más grande cada día y posiblemente ya roza la altura del ombligo. A partir de esta semana las náuseas y la fatiga pueden ir desapareciendo. Además, es posible que por fin sientas algún movimiento del bebé.
La transformación progresiva de tu cuerpo semana a semana ya te ha hecho modificar tu postura habitual para mantener el nuevo equilibrio. Esto puede que te cause dolores de espalda o lumbares.
Es probable que a estas alturas comiences a tener antojos y preferencias sorprendentes a la hora de comer.
 
Semana 19
A las 19 semanas de embarazo, el sistema nervioso del bebé, en especial el cerebro, se está desarrollando y creciendo rápidamente. El cartílago suave que forma el esqueleto del bebé se está endureciendo para convertirse en huesos. Por otro lado, el bebé ya hace movimientos activos que son más fáciles de sentir. Te darás cuenta de que hay momentos en los que el bebé parece estar dormido y otros en que se mueve mucho. Esto se debe a que duerme más y se despierta con más energía.
Aproximadamente alrededor de esta semana 19 del embarazo alcanzará los 15 centímetros. Conocer el sexo del bebé es más fácil y con resultados más fiables a partir de esta semana.

Cambios en tu cuerpo:
Es normal que en esta semana de embarazo las piernas se comiencen a hinchar y pueden aparecer varices, por eso evita estar mucho tiempo de pie o doblar las piernas cuando te sientas.
También es posible que en este periodo sufras algunos cambios en la piel: manchas oscuras en la piel, zonas rojas en las manos… no te preocupes. Esto es normal durante el embarazo.
 
Semana 20
Ya son 20 semanas de embarazo, ¡has llegado a la mitad del embarazo!  Solemos hablar de 40 semanas de embarazo a partir de la última menstruación. Sin embargo, la duración puede variar de 37 a 42 semanas. En la semana 20 de embarazo el bebé mide aproximadamente 16 cm largo y pesa cerca de 255 gramos, pero, como sabrás, al bebé le falta mucho por crecer.
El desarrollo del bebé a las 20 semanas de embarazo
Lo más reseñable de la semana 20 de embarazo es que, a partir de este momento, el bebé ya puede oír. Aunque escucha de forma distorsionada, puede reconocer el latido del corazón o la respiración. Los movimientos del bebé en esta semana 20 aún son reflejos.
El bebé madura a pasos agigantados, especialmente su cerebro, que cuenta ya con más de 30.000 millones de neuronas. La forma y las proporciones generales del bebé ya en la semana 20 del embarazo son completamente humanas.

Cambios en tu cuerpo:
Alrededor de las 20 semanas de embarazo, la parte superior del útero llega ya hasta el ombligo y puedes comenzar a sentir molestias debido a este crecimiento.
A lo largo de todo el embarazo, pero, sobre todo, a partir de esta semana 20 de embarazo, debes vigilar tu nutrición y alimentación. Debes tener en cuenta que al estar embarazada necesitas más minerales y nutrientes en tu organismo, para asegurar el correcto crecimiento del bebé en tu interior. Deberás tomar más alimentos ricos en hierro.
 
Semana 21
A las 21 semanas de embarazo el bebé ya es muy activo y no para de moverse. Según indican estudios médicos, el bebé en esta etapa se suele mover alrededor de 50 veces cada hora.. ¿lo notas? Todos esos movimientos sirven para estimular su correcto desarrollo físico y mental.
Además, con 21 semanas ya respira y traga líquido amniótico preparándose para respirar y digerir cuando nazca. Si vas a tener una niña, sus ovarios tendrán más de 6 millones de óvulos. Para cuando nazca, esa cantidad bajará a 1 ó 2 millones, es decir la cantidad total de óvulos que tendrá el resto de su vida. El semen, por el contrario, se produce durante toda la vida reproductiva del hombre.
Hasta el momento, su hígado y el bazo se encargaban de producir glóbulos rojos. A partir de la semana 21 de embarazo, la médula ósea se ha desarrollado suficientemente y ahora es ella la que se hace cargo de su producción.

Cambios en tu cuerpo:
Durante la semana 21 de embarazo, es habitual que las molestias típicas del embarazo, como náuseas, ganas de orinar y cansancio ya hayan desaparecido o sean más leves. Tu embarazo comienza a notarse.
Es muy posible que empieces a ver las primeras varices, debido al crecimiento del útero, que dificulta el retorno de la sangre. Las piernas tienen también tendencia a hincharse.
Esta es la fase más agradable del embarazo, en la que las molestias ya no son tan continuadas y puedes disfrutar de esta experiencia tan maravillosa.
 
Semana 22
Al llegar a la semana 22 de embarazo, la piel delgada y rojiza del bebé está cubierta por una sustancia gruesa, blanca y cerosa llamada vernix o unto sebáceo. Ésta protege la piel del bebé contra las sustancias del líquido amniótico.
De ahora en adelante se empiezan a desarrollar sus sentidos, especialmente los del tacto y del gusto.
Además, en esta semana 22, su sistema límbico está en pleno desarrollo. Es el sistema que controla los sentimientos y las emociones. Aunque parezca increíble, esto le permitirá tener cambios en el estado de ánimo en las próximas semanas. Las uñas, párpados y cejas del bebé son visibles. Sólo faltan las pestañitas.

Cambios en tu cuerpo:
En la semana 22 de embarazo, notarás como el cansancio se va apoderando de ti, es normal, tienes que descansar mucho, tu cuerpo ha cambiado desde las primeras semanas.
Durante esta etapa los dolores de espalda son muy frecuentes, también notarás que empiezan a salirte algunas estrías al romperse las fibras de la elasticidad para dejar hueco al útero.
Las estrías más habituales son las del abdomen, muslos, caderas o pechos. Es difícil prevenir su aparición semana a semana, te damos algunas medidas para combatir las estrías de forma eficiente.
 
Semana 23
En la semana 23 del embarazo, se está depositando el pigmento que colorea la piel del bebé. Ésta tiene una apariencia arrugada que se alisará en las próximas semanas. Al mismo tiempo, empezará a desarrollar su cerebro con rapidez. Sus medidas empiezan a ser más proporcionadas.
Aunque se está completando el desarrollo de sus globos oculares, el color de sus ojos todavía no se sabe porque el iris no está pigmentado.

Cambios en tu cuerpo:
Durante la semana 23 de embarazo, es posible que cambie la forma del ombligo, ya que tu piel se está estirando. Sin embargo, debes intentar mantener tu peso en patrones normales y no engordar demasiado.
Tu circulación sanguínea se está modificando semana a semana lentamente. El útero, cada día más grande, presiona las venas que devuelven la sangre desde la parte inferior del cuerpo hacia el corazón y como resultado, la circulación en las piernas es más lenta. También podrás sufrir dolores de cabeza durante esta etapa.
 
Semana 24
Alrededor de la semana 24 de embarazo, el feto empieza a percibir los primeros estímulos del mundo exterior. Casi todos sus pequeños órganos sensoriales (oído, olfato, papilas gustativas y nervios del tacto) están ya maduros. Esta etapa es clave porque tu bebé empieza a interpretar el mundo, a interactuar, explorar, aprender. Para empezar, se va familiarizando con olores y sabores del exterior y de la propia madre (como los de la leche) a través del líquido amniótico. Si le gustan, esto lo animará a comer cuando nazca.
El único sentido que tu pequeño todavía no experimenta durante estas semanas de embarazo es el de la vista. Puede percibir algún brillo de una luz fuerte como la del sol, pero el útero tiene las paredes muy gruesas y es muy oscuro. Aun así, los bebés abren y cierran los ojos en esta etapa. Este movimiento es el precursor del reflejo del parpadeo.

Cambios en tu cuerpo:
Durante la semana 24 de embarazo, la piel crece más rápido y puede producirte picores. Al estar el feto bastante desarrollado puedes empezar a notar dolores de espalda y pelvis.
A partir de esta semana de embarazo es normal que cada vez te notes más hinchada. Sigue los consejos y recomendaciones para controlar los cambios en tu cuerpo durante el embarazo. Además, en esta semana ya podrás notar las patadas del bebé.
 
Semana 25
Sabemos que a las 25 semanas de embarazo el niño ya tendrá pestañas. Sin embargo, el color de los ojos no se desarrolla por completo. Esto se debe a que algunos pigmentos necesitan luz para acabar de formarse. De hecho, los ojos de tu bebé pueden cambiar en las primeras semanas de vida. Los asiáticos y los africanos nacen con ojitos marrones o grises y acaban teniéndolos oscuros o negros. Los caucásicos suelen nacer con ojos claros, pero cuando maduran no tienen porqué conservarlos, posiblemente acaben con ojos verdes o marrones.
Antes creíamos que el color de los ojos estaba determinado por un solo gen. Nuevas investigaciones nos han demostrado que realmente son varios genes, así que es imposible saber qué ojitos tendrá tu bebé sólo mirando el de los progenitores.
El sentido que más se desarrolla a partir de esta semana 25 de embarazo es el oído. El niño está muy aislado, pero las ondas sonoras viajan más rápido por el líquido amniótico que por el aire. Como consecuencia, tu pequeño empieza a escuchar los primeros sonidos, principalmente tus gorgoteos y los murmullos de tu cuerpo. También percibirá ruidos que él mismo produce, como sus chapoteos en el líquido amniótico o el movimiento de los líquidos producido por las ondas ultrasónicas de las ecografías.
Aunque los ultrasonidos no son percibidos por el oído humano, las ondas agitan el fluido de la bolsa amniótica y el pequeño puede percibir su sonido. Del mundo exterior, podrán llegarle conversaciones, ruidos estridentes y música.  Con todo, los soniditos de la mamá siempre serán diferentes del resto, porque viajan a través de los fluidos de los dos cuerpos. Ésta es una de las muchas explicaciones que se da a la especial relación que establecen madres e hijos desde el nacimiento.

Cambios en tu cuerpo:
Te encuentras en la semana 25 del embarazo y los cambios se suceden rápidamente. Tu cuerpo no cesa de cambiar y es posible que aún no tengas una imagen exacta de tu nuevo cuerpo, por lo que puede que te sientas un poco torpe.
El estiramiento de la piel debido al crecimiento del útero, aunque no es doloroso, puede causarte molestias y picores. En principio no tienen porqué ser preocupantes y pueden resolverse fácilmente con cremas hidratantes.
Es un buen momento para realizar ejercicio que te mantenga en forma. Los ejercicios te ayudarán a disminuir los dolores y a prepararte para el futuro momento del parto.
 
Semana 26
A partir de la semana 26 de embarazo el pequeñín hará sus primeros gestos y arrumacos. Igualmente, empezará a hacer uso de más reflejos importantes como el reflejo labial de succión, dado que empieza a chuparse el dedo con virulencia. La mayor parte del día, tu bebé estará durmiendo. Así que el tiempo que pase despierto tendrá más energía y, por tanto, estará muy alerta a todo lo que sucede en su entorno.
Cuando oiga ruidos repentinos, sacará sus reflejos de protección extendiendo sus brazos y piernas como mecanismo de autodefensa. Hoy en día, con las comodidades de la vida humana, este instinto no se hace tan necesario como lo era para nuestros antepasados. Sin embargo, otros reflejos sí lo son. Es el caso del reflejo que consiste en ingerir medio litro de líquido amniótico al día. Esta tendencia natural ayuda a que el sistema digestivo se desarrolle bien.

Cambios en tu cuerpo:
En la semana 26 la piel de tu abdomen crece, llegando a producir picores. El feto ya está bastante desarrollado y el útero sigue estirándose, así que puedes empezar a tener dolores de espalda y en la pelvis.
El estreñimiento puede aparecer en cualquier momento, debido a que el aumento de la hormona progesterona relaja las paredes y el movimiento intestinal. Semana a semana notarás nuevas molestias propias del embarazo.
Además, notarás que te se sueles cansar más y que tu corazón late bastante rápido, y es que tu sistema circulatorio está cambiando.  Es posible que sufras mareos.
 
Semana 27
Alrededor de las 27 semanas de embarazo se podrán escuchar los latiditos del bebé poniendo los oídos sobre tu abdomen. Debes saber que tu ritmo cardíaco está muy vinculado al de tu hijo y tu estrés y tus hábitos le influyen directamente. Si no llevas unas costumbres y un ritmo de vida sanos, puede desarrollar diversos problemas.
Esta semana 27 notarás movimientos a diario. Existe incluso la posibilidad de que percibas momentos en los que tu bebé tiene hipo. El hipo del feto es muy curioso, muy diferente al nuestro: tiene espasmos, pero no produce ruido porque no hay aire en sus pulmones. Entrañable.
Precisamente los pulmones son el último órgano vital que se forma en el bebé. En tu interior no los usa, ya que obtiene el oxígeno de tu placenta a través del cordón umbilical y también de lo que traga de la bolsa amniótica. Sin embargo, los pequeños músculos de su pecho empiezan a practicar un movimiento como el de la respiración empleando los pulmones y el diafragma. ¡Se va preparando para la vida aquí afuera!

Cambios en tu cuerpo:
En la semana 27 de embarazo termina el segundo trimestre y comienzas la recta final de tu embarazo. A partir de ahora te sentirás más pesada que nunca y las molestias que provoca este aumento de peso, como los dolores en la espalda, irán probablemente en aumento. Evita hacer demasiados esfuerzos, pero intenta mantener una rutina de ejercicio para no perder tu estado de forma.
La formación de estrías en los pechos y la barriga son muy comunes en este período de tiempo. Consulta la mejor forma de cuidarte durante esta semana de embarazo.
 
Semana 28
Tu bebé sigue aumentando de peso. Ya han pasado 28 semanas de embarazo y es hora de que empiece a producir una capa grasa bajo la piel. Además, sus sentidos están cada vez más despiertos y su corteza cerebral se ha desarrollado hasta tal punto que ¡puede empezar a albergar conocimiento! Es más, en las próximas semanas, su sistema nervioso estará tan avanzado como el del recién nacido. Investigaciones recientes explican que, en la semana 28, el pequeño es más consciente de lo que le rodea. Una semana de éstas, creará su primer recuerdo.
Te encantará saber que, en este momento del embarazo, tu pequeño empieza a familiarizarse con tu voz. La reconoce, incluso responde a ella, como lo puede hacer con la música. Hay estudios que confirman que, si escucha una misma melodía una y otra vez también puede reconocerla, incluso seguir su ritmo. Esto ha demostrado que la memoria a largo plazo funciona antes del nacimiento. Impresionante ¿verdad?
Debes tener en cuenta que las canciones pueden influir en su ánimo. Las de ritmos acelerados lo sobrestimarán, en cambio, la música suave le relajará.
Así pues, en esta semana 28 del embarazo el bebé habrá crecido aproximadamente hasta los 37 cm y empezará a superar el kilo.

Cambios en tu cuerpo:
Y llegamos a la semana 28 de embarazo, comienza el último trimestre. A partir de ahora los cambios hormonales pueden variar semana a semana. Tu vientre se ha hecho tan grande que puedes tener molestias al estirar tus músculos abdominales.
La presión de útero sobre el sistema circulatorio, además, puede fomentar la aparición de hemorroides. Las hemorroides son una complicación común durante el embarazo que pueden llegar a causar una considerable molestia y malestar. Aunque no se puede evitar su aparición, si es posible rebajar en gran medida sus síntomas. Trata de evitar las estancias prolongadas de pie y duerme lo más posible con tus piernas elevadas.
 
 
Tercer trimestre: 
http://hospitalhispano.com/post-detalle?slug=tercer-trimestre-de-gestacion

Contáctanos

Para solicitar información, favor de completar los siguientes campos:


Publicaciones recientes:

@HospitalHispano
12 minutes ago La cirugía reconstructiva ayuda a las personas a mejorar su calidad de vida. Conoce nuestro equipo de especialist… https://t.co/DRgn2hjz6s yesterday Compartimos contigo información interesante acerca de la salida de los dientes de leche en el bebé. Visitanos en:… https://t.co/rFHh8q3C4p 5 days ago Sabemos que algunas actividades cotidianas se vuelven difíciles conforme avanza el embarazo. ¡Cuentanos tu experi… https://t.co/Pa4yk8hUbL 9 days ago Para #Cuidartusalud un estilo de vida activo es el mejor aliado. ¿Te gusta salir a correr? Es una excelente activ… https://t.co/N6GCAkZsUH 10 days ago Este domingo festejamos el amor de papá, nuestro confidente, amigo, compañero de juegos, maestro y superhéroe favor… https://t.co/hsfSvIR9VA